Entrevista a Amparo García, secretaria de organización del sindicato «Sin nosotros no late la enfermería»

- en Salud
amparo garcia sin nosotros no late

¿Qué nos podrías contar sobre tu trabajo?

La labor que realizan los/as Técnicos/as de Enfermería en residencias, va más allá de un trabajo meramente. Yo lo entiendo como una forma de vida, pues estamos hablando de un vínculo que se establece entre residente y técnico equiparable a una relación familiar paralela a la que mantenemos dentro de nuestro hogar.

No hablamos de un trabajo, por tanto, sino de una vocación entendida y desarrollada como una labor profesional.

¿Cómo te hiciste Técnico de Enfermería?

Desde muy pequeña sólo entendía mi futuro en una ayuda hacia los demás, participaba en ONG y proyectos dirigidos a ayudar a las personas. Por eso se desarrolló en mí un deseo de ayudar a los más vulnerables, es decir, niños y ancianos.

Al final me decidí por la tercera edad y de ahí mi empeño por obtener el título de Técnico de Enfermería. Empecé ejerciendo en residencias privadas y esto reafirmó más mi vocación al ver las numerosas necesidades de este sector de la población y a mis compañeras y compañeros cuando lloraban ante la impotencia de no poder desarrollar sus funciones, al tener que ejercer de todo menos de Técnico, pues aquí prima más los beneficios de los propietarios de las residencias, que el bienestar de nuestros mayores.

Siempre nos comentan que los Técnicos, prefieren desarrollar su profesión en hospitales, según tu experiencia, ¿es esto cierto?

Bueno aquí hay que analizar algunos elementos indispensables para poder entender mi respuesta:

Las condiciones de trabajo en las residencias son muy precarias, con ratios desorbitadas, con falta de vigilancia sobre su cumplimiento por parte de la administración, con una población cada día más longeva y por tanto con una necesidad superior de medios mecánicos (como son grúas) para poder desarrollar nuestra labor.

Y a todo ello le acompañamos con unos Técnicos de Enfermería castigados durante toda la pandemia a realizar un esfuerzo superior al llevado a cabo hasta la fecha, sin medios, sin personal y que han sufrido físicamente esta situación de ansiedad y estrés. Con necesidad de medicación constante para mitigar esa ansiedad, conciliar el sueño y disminuir los múltiples dolores musculares que sufrimos en nuestro día a día y que los futuros/as Técnicos que vienen a formarse con nosotros, no pueden pasar por alto y por tanto se decante por desarrollar su labor en un hospital, con unas condiciones un tanto menos infrahumanas.

¿Cómo conociste la Plataforma #sinnosotrosnolate?

Pues fue hace aproximadamente cuatro años y medio cuando empecé a escuchar hablar de algo que jamás había escuchado y que despertó mi curiosidad, me refiero a los términos C1 y B. Aquello me llevó a indagar en las redes sociales y fue cuando conocí a una gran persona al frente de ello y que me explicó, orientó y me ayudó a canalizar toda esa información para desarrollarla en mi comunidad, la Comunidad Valenciana.

Me refiero a Susana Rivera, quien inició toda esta lucha en su comunidad y que desde entonces y hasta hoy sigue totalmente entregada a llevar al colectivo de Técnicos de Enfermería al sitio que le corresponde y a la cual he acompañado y seguiré acompañando.

¿Qué te ha aportado la Plataforma como profesional de Enfermería?

Desde el momento que inicié mi andadura en esta Plataforma, he estado en contacto con Técnicos de todas las comunidades. He podido tener una visión más completa y real de las diferentes problemáticas que sufrimos en nuestros puestos de trabajo, he podido aclarar las dudas que me han ido surgiendo en el desarrollo de mi profesión y lo más importante, me ha hecho albergar una esperanza en el futuro incierto de nuestra profesión tan sometida al ninguneo de todas las administraciones.

¿Cómo de una Plataforma ha surgido un sindicato?

Tras cuatro años de lucha y negociación en las diferentes administraciones, con los partidos políticos de nuestro marco Parlamentario y con los diferentes Ministerios implicados y responsables de nuestra situación actual profesional y educativa, nos hemos visto obligados a crear un sindicato EXCLUSIVAMENTE de Técnicos de Enfermería para dar respuesta a la carencia de figura jurídica que tiene nuestra Plataforma.

Entendemos que como Plataforma nos vemos limitados a la falta de una figura jurídica capaz de judicializar los numerosos problemas que nuestro colectivo está sufriendo y en particular todos aquellos profesionales que desarrollamos nuestra labor en los centros de la tercera edad, donde más nos vemos abocados a sufrir el desprecio de algunos empresarios cuya única finalidad es el abaratamiento de costes y de esta forma un mayor beneficio económico, aunque ello repercuta en la salud o el bienestar de nuestros mayores y en la salud de los que cuidamos de ellos.

Y para ello necesitamos de un sindicato, pero no uno cualquiera que para evitar entrar en conflictos entre los diferentes colectivos a los que representan, opte por dilatar los problemas en el tiempo y continuar pasivos ante nuestra situación. Necesitamos un sindicato de, por y para Técnicos de Enfermería, que como nosotros esté sufriendo en sus carnes toda esta situación, que pueda tomar decisiones sin tener que sentirse obligado hacia otros colectivos, que esté cansado de la impasibilidad con que todos los sindicatos y las administraciones nos tratan.

¿Qué importancia tiene que una profesional de la Enfermería sea directiva del sindicato y a la vez trabajadora de una residencia de mayores?

Bueno yo creo que ya era hora de dar un paso adelante por nuestro colectivo, independientemente de dónde desarrollemos nuestro trabajo, pero sin lugar a dudas las Residencias de la Tercera edad se encuentra muy desprotegidas, particularmente las privadas. El mundo de las residencias privadas se puede decir que es un mundo aparte, sin inspecciones de trabajo y en caso de pasar la inspección, misteriosamente el empresario es conocedor de ello de antemano y cuando llega la inspección a estos centros, nada tienen que ver con la realidad del día anterior o del siguiente.

Por eso me he sentido más motivada a dar un paso al frente en este sindicato, porque quiero poner voz a todos esos Técnicos que se ven cohibidos de hacerlo por miedo a sanciones, represalias o incluso despidos por parte de la dirección, en una labor “ejemplarizante”.

Tú conoces el panorama de primera mano. ¿Cuál es uno de los principales problemas de los Técnicos que trabajan en residencias?

Los problemas que tenemos en las residencias son muchos:

  • Podríamos hablar de la ratio. En la mayoría de residencias, sobre todo en la privada, tenemos en torno a 15 residentes para la ducha y aseo diarios por cada Técnico, en un tiempo establecido de 3 horas máximo. Si analizamos esto comprobamos que tenemos 12 minutos para cada residente, ducha, secado de piel y pelo, hidratación de la piel, higiene bucal, vestido y sentado en silla de ruedas. Que intente alguien hacerse personalmente todo esto a nivel individual y verá el tiempo que le lleva.
  • Medios Mecánicos: Es bien sabido que en la mayoría de residencias y en particular en las privadas, carecemos de grúas para ayudarnos en la labor de levantar y acostar a los residentes por lo que son nuestros cuerpos los usados como medio mecánico. Movilizamos a los residentes utilizando nuestra propia fuerza para ello, pues, aunque algunos residentes deberían movilizarse entre dos personas, al no disponer de grúa, ni de suficiente personal, se está desarrollando ésa actividad con una sola persona. Ello nos hace padecer de lumbalgias y demás dolores articulares y musculo-esqueléticos, pero que no finalizan en un proceso de baja laboral por el bajo salario que percibiríamos en esos momentos.
  • Problemas psicológicos: El estrés y la ansiedad son elementos con los tenemos que convivir en nuestro día a día en el trabajo y ello nos lleva a la pérdida de apetitivo, apatía, problemas de sueño, fricciones en nuestro entorno personal generado por nuestro malestar y un sinfín más de problemas que sería imposible enumerar en su totalidad.

 ¿Vuestras funciones están reconocidas? ¿Nos podrías enumerar funciones que realizáis y no tenéis reconocidas?

Nuestras funciones en residencia, al igual que al resto de Técnicos, están obsoletas ya que datan del año 1973 y no se ajustan ni a nuestro currículo formativo y mucho menos a la labor que realmente desarrollamos en nuestros centros de trabajo.

Durante toda la pandemia los Técnicos de Enfermería nos hemos quedado solos en nuestras residencias y la respuesta la tenemos en que el personal Diplomado de Enfermería a preferido manchar a trabajar a los hospitales ya que había mucha demanda de este personal y ni que decir que el salario es más ventajoso, al igual que las condiciones de trabajo. Y con ello no estoy diciendo que en los hospitales no se trabaje, pero sí que el salario es más alto y el índice de pacientes menos elevado que en residencias.

Por lo que nos ha tocado asumir las funciones de los Técnicos de Enfermería (reconocidas o no) y parte de los Diplomados porque el día a día de nuestros mayores no se puede parar por no disponer de este personal. Es decir, hemos tenido que administrar la mediación, inyectar insulinas, heparinas, realizar curas sencillas, actuar como nexo ante los servicios de urgencias, hacer de psicólogos ante la imposibilidad de mantener el apoyo de sus familiares directos, entre otras muchas funciones.

¿Qué puede hacer el sindicato para mejorar la situación actual de los Técnicos?

Primeramente, debe abordar el tema de las funciones de nuestro colectivo. Es muy importante que se actualicen las funciones acordes a las que realmente estamos desarrollando en nuestros centros de trabajo. Esas funciones deben establecerse dentro de un marco nacional igualitario a todas las CCAA para, de esta forma, evitar la discriminación por la peculiaridad de nuestro colectivo, con respecto a la movilidad geográfica. Para ello debe continuar con la labor llevada a cabo por nuestra Plataforma, de negociación con los Ministerios, pero caso de ser necesario, llevar a la vía judicial.

Debe trabajar por conseguir que se actualice nuestro Título de Formación Profesional y sea incluido dentro del marco educativo actual, recoja las 2000 horas que marca Europa y se le asigne un nivel 3 de competencias dentro del Incual. De esta forma el nuevo título será de Grado Superior y este sí sería revertido a todos los Técnicos de Enfermería, ya sean de ámbito público, privado o concertado, del sector sanitario o sociosanitario.

¿Qué es lo que más te llena de tu trabajo?

Para mí lo más gratificante es poder ayudar a un colectivo como es la tercera edad, en su día a día. Cuando se trabaja con ellos se puede comprobar que son tan vulnerables y están tan desprotegidos, que allí nosotras somos su mundo. Y no me refiero a las actividades de la vida diaria, sino más allá.

Hoy en día la enfermedad más imperante en residencias, es el Alzheimer. Y cuando evoluciona, nuestros mayores se olvidan de quien son, quienes son sus familiares y ahí es donde nos necesitan cerca de ellos, abrazarlos, reír con ellos, llorar con ellos, ser parte de ellos, intentar acompañarlos en el último tramo de su vida y es cuando descubres esa luz en sus ojos de agradecimiento, de amor y eso ya llena de paz toda una secuencia de penurias por la falta de personal o de medios.

La atención en la tercera edad es más vocacional que económico, no se paga con dinero.

En tu centro ¿Consideras equipo al realizado por la enfermera y el Técnico? ¿Debería haber más unión entre ambos profesionales?

Como bien he dicho, tenemos que diferenciar entre un Técnico en un hospital y un Técnico de una residencia. Vamos a analizar esta respuesta.

Los Técnicos de Enfermería en los hospitales y los Enfermeros, están más o menos proporcionados y la supervisión está en manos de una enfermera. En cambio, en las residencias los Técnicos somos el personal mayoritario, no en todas las residencias se dispone de enfermera las 24 horas y por tanto también ejercemos en una parte de ellas. Además, en residencias la supervisión de los Técnicos es realizada por otro Técnico de Enfermería.

Con esto vengo a reflejar que en residencias existe realmente un equipo de trabajo conformado por ambas figuras, sin discrepancias, sin rivalidad, trabajando codo con codo.

Yo me siento orgullosa del equipo que tenemos en la residencia donde yo trabajo, todos somos un solo equipo, Enfermeras y Técnicos. Y eso posibilita una labor mucho más eficiente, que como no puede ser de otra manera, repercute en el bienestar de nuestros mayores.

Eso debería ser así en todas las instituciones sanitarias y sociosanitarias de esta forma el trabajo, por duro que sea, sería más llevadero y más fructífero.

Para terminar, te damos las gracias Amparo y culminamos esta entrevista preguntándote, ¿Volvería a elegir esta profesión?

Una y mil veces SÍ, no tengo ninguna duda al respecto. También te diría que me seguiría quedando dentro del mundo de las residencias que es realmente lo que me apasiona de mi profesión.

Autor

Equipo de redacción de NOTICIAS Salamanca. Tu diario online. Actualizado las 24 horas del día. Las últimas noticias y novedades de Salamanca y provincia.