Antonio Calderón: “Soy la misma persona cuando perdemos un partido que cuando se gana, pero cuando se pierde se oye más a los detractores”

- en Deportes

Llegó con su inseparable Manuel Robles al Salamanca UDS en 2018, en una de esas crisis a las que el club parece haberse abonado en los últimos años. Deportiva e institucional. Una crisis que se llevó por delante la gran apuesta de la entidad tras el ascenso a Segunda B, José María Movilla, y también al presidente de los ascensos, Carlos Martín. Consiguió empaparse del club y consiguió calar en la afición. Sin embargo, al final de temporada tomó la decisión de marcharse. Tras no renovar a Lolo Escobar, el gaditano Antonio Calderón se convertía en ‘el hombre’ para devolver la estabilidad al banquillo y a la entidad convirtiéndose en uno de los ejes principales. Directo, claro y conocedor del fútbol y de las situaciones que se generan, y después de sobrevivir a seis partidos sin ganar, Antonio Calderón atiende a NOTICIAS Salamanca tras la balsámica victoria en el Estadio Helmántico ante el Langreo.

¿Quién necesitaba más esa victoria, el equipo, el cuerpo técnico, la afición,…?

La verdad es que ya tocaba y ¡menos mal!, porque si ellos marcan la ocasión que tienen antes del gol, adiós a la victoria. Creo que el triunfo lo necesitábamos todos, tanto la afición como los jugadores y el cuerpo técnico y el club. Todos estamos en el mismo barco y lo importante es ganar y que todo vaya bien, pero siempre intentamos tener un guión en el que es también importante para nosotros jugar bien.

Afronta su segunda etapa en el Salamanca UDS. ¿Qué diferencias hay entre ambas?

Cuando vine en la anterior etapa había un presupuesto mayor, con una plantilla contrastada y jugadores de gran calidad que, de hecho, están militando varios en categorías superiores. Sin embargo, la dinámica era mala y el presupuesto estaba cerrado. En invierno se fueron futbolistas y no vinieron, pero el nivel presupuestario era importante. En esta etapa se busca la estabilidad y en cuanto a la plantilla hablamos de un equipo prácticamente nuevo.

En cambio, lo que ha trascendido es que en esta temporada usted ha participado en la elaboración de la misma. En realidad, ¿de quién es la responsabilidad?

Pienso que se hace entre todos y las decisiones no son de una persona o de otra, son decisiones del Salamanca UDS. Lo fácil sería echar balones fuera, pero se ha tratado entre todos de adaptar el presupuesto a la categoría.

Sin embargo, el nivel de exigencia en Salamanca siempre es máximo.

La exigencia es alta y lo sabemos, por eso intentamos mantener siempre la tranquilidad. Nuestro trabajo es hacer que el futbolista lo dé todo y compita al máximo, independientemente del presupuesto de la plantilla o de que haya jugadores de nivel distinto en otros equipos.

Parece que hay buena sintonía con la dirección general y la presidencia.

Sí. La relación con Rafa (Dueñas, director general del club) es buena. Hablamos cada día y tocamos todos los temas que atañen a la actualidad. Esa quizá es la principal diferencia con la primera etapa, la figura de Rafa. Está muy pendiente de todo el equipo. Hablamos mucho de lo que necesitamos, de lo que hay y de lo que se puede hacer para mejorar todo. Ha apoyado mucho.

¿Qué expectativas tenía para estas alturas del curso?

Mentiría si dijera que no esperaba estar un poco mejor, no tanto a nivel de clasificación únicamente sino en el tema de goles. Está siendo un poco extraño que sólo llevemos esos cuatro goles.

Si lo miramos por el lado positivo, si alguien le dice que con sólo cuatro goles suma el equipo dieciséis puntos, ¿se lo habría creído?

No. Es algo que, incluso, he hablado con otros compañeros. Está claro que tenemos un problema a la hora de materializar, pero por otro lado demostramos una solidez muy importante.

Lo que está claro es que en estas categorías parece importante construir los equipos desde atrás.

Cualquier equipo que quiera aspirar a algo necesita orden y conceder poco. No sólo aquí, también en Primera División. Lo que yo quiero también es que el equipo juegue al ataque porque una cosa no quita la otra, pero no todos los partidos son iguales.

Antes nos hablaba de estabilidad, pero ¿qué es esa estabilidad?

Manuel (Lovato, presidente de la entidad) es consciente de que se ha pasado de la tercera categoría del fútbol español a la cuarta, eso es algo claro. Han sido años muy convulsos y lo que se pretende es estructurar la entidad. Tener un poco de todo. Él me habló de una deuda generada del primer año en Segunda B. Entonces el objetivo es quitar esa deuda, pero eso no quita ser ambiciosos en lo deportivo, ni es justificación. Que una vez eliminada el club vaya al día en todas las áreas.

Entonces la segunda temporada que usted tiene firmada ¿la inversión va a ser mayor?

-Vamos a ver. Esa es la idea, pero también dependerá del nivel de crecimiento, de la masa social, de los patrocinadores y del presupuesto que finalmente se pueda tener. Creo que es un año que se podría calificar de transición para el club y quedar a deuda cero, pero cada día surgen necesidades distintas que no estaban previstas. Nuestra obligación es dar tranquilidad con los resultados.

El juego parece estar por encima de los resultados.

Este último partido, si acaba 0-0 la gente no se acuerda de la buena primera parte.

¿Qué diferencia hay entre el “Calderón te quiero” y el “que se vaya Calderón”?

Nosotros somos la misma persona, pero cuando se pierde, se oye más a los detractores. En la primera etapa la dinámica era mala, la cambiamos y la gente estaba contenta. Han pasado dos años malos y pasamos mala dinámica de resultados y la gente se pone negativa y critica a todos, pero Calderón es la misma persona. Yo siempre pongo como ejemplo un equipo en el que hay un grupo de jugadores que cree al entrenador a pies juntillas, otros que no creen en él y el resto, que se dedican a jugar. Éstos últimos se contagian de unos o de otros depende cómo vayan sucediendo las cosas. Pero tengo claro que la única forma de cambiar eso es cambiar la dinámica.

Ceares, Cristo Atlético y Pontevedra para finalizar el año. ¿Se puede mirar más allá del domingo?

No miraría más allá del próximo partido. El pensamiento es que puedes ganar cada partido, pero también perder contra cualquier rival. Por eso sólo podemos centrarnos en el próximo partido y para nosotros eso es fundamental. El equipo es consciente de que es una plantilla buena y con compromiso, pero que nadie piense que ningún partido va a ser fácil porque todos los campos son complicados. Hay muchos equipos que están trabajando juntos con mucha ilusión. Algunos son recién ascendidos y mantienen esa dinámica de temporadas anteriores. Otros tienen presupuestos para estar muy arriba, pero al final hay poca diferencia entre todos.

No clasificarse para los ‘play-off’, ¿sería un fracaso?

Habrá que analizarlo a final de temporada. Pienso que acabar de la mitad de la tabla para abajo sí lo sería. Este equipo todavía tiene que seguir creciendo y no pensar en eso. A día de hoy tenemos un presupuesto medio para la categoría y lo sabemos, pero también sabemos que tenemos la exigencia de ser el Salamanca. Creo que tenemos margen de mejora. El equipo está tranquilo y unido y eso fortalece y da confianza. Aspiramos a seguir ganando partidos y eso nos llevará donde queremos estar. Viendo rivales ahora mismo deberíamos estar en la mitad alta de la tabla, sin poner ningún puesto concreto. Tenemos buenos futbolistas y son jóvenes y yo soy optimista.

El otro día, la entrada fue probablemente la peor o una de las peores entradas conocidas en el Helmántico. Usted que conoce ya la idiosincrasia de la afición blanquinegra y de la ciudad. ¿Cómo lo ve? ¿Se puede recuperar esa afición que ha ido disminuyendo?

Creo que se puede recuperar. De hecho, creo que la afición está, pero que no va al estadio por distintos motivos. Son varios años que las cosas no van bien y no se consiguen resultados. Pero espero que si cogemos unos resultados buenos la gente se animará y también se podrán hacer cosas para ganar que más aficionados vengan. Pero lo que tengo claro es que estamos muy agradecidos a todos y cada uno de los aficionados que el pasado domingo fueron a apoyarnos.

 

 

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
1 Comentario
Más antiguos
Más nuevos Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Las cosas como son
1 Mes hace tiempo

Pero eso ha sido siempre así, va con el cargo… Y además sabes que tienes suerte de seguir en el puesto. La política del Salamanca UDS de estabilidad es cosa de este año, si haces esta temporada con la política de los últimos 4-5 años, en la jornada 7-8 estás en la calle