¿Qué espera la vida de mí?

- en Firmas

“El error de la gente, dice V. Frank, es preguntarse: ¿Qué puedo esperar de la vida? Cuando el acierto está en preguntarse: ¿Qué está esperando la vida de mí?”

Y la vida espera todo, ya que ella nos ha dado todo.

Jesús entregó su vida voluntariamente por los demás. Jesús es vida, Él es el pan de vida… quien coma de Él tendrá vida y vivirá eternamente. Sin vida estaban Zaqueo, Nicodemo, la Samaritana, los enfermos, los pecadores… A todos los colmó de vida. Consciente Jesús de que los discípulos pasaban por momentos de dificultades, de oscuridad, de desánimo, les deja su palabra: ánimo, no tengáis miedo, yo estoy con vosotros.

Es difícil vivir plenamente, pues para ello necesitamos ideales, valores, ilusiones, agarrarnos a una causa por la que poder soñar y echar mano de la esperanza. En ciertos momentos nos viene bien el buscar ayuda, alguien que nos anime a seguir adelante, que nos resucite del sueño de la muerte.  No todo en la vida son espinas, ni son rosas; pero nuestro amor a las rosas hará que no nos fijemos tanto en las espinas ni temamos sus pinchazos.

A veces, en ciertas ocasiones, la vida nos resulta pesada, y en algunos momentos insoportable. Y lo terrible es tener que vivir sin saber cómo llevar esa carga, y tener que morir sin haber vivido.

Hemos nacido para vivir felices; a ello puede ayudarnos el descubrir el valor de la vida, el animarnos a vivir mejor, a optar por el amor, a amar de verdad, con todo el corazón, a Dios, a los otros y a nosotros mismos.

0 0 votos
Valoración
Subscríbete
Notifícame sobre
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios