Iglesia de San Martín de Tours

- en Historia
Iglesia de San Martín

Esta Iglesia es una de las obras más importantes del Románico español. Construida en el siglo XII (1103) por iniciativa del conde Martín Fernández jefe de los pobladores procedentes de Toro (Zamora), sobre una ermita dedicada a San Pedro. Tiene planta rectangular con tres naves y tres ábsides, que no se aprecian porque la iglesia se encuentra completamente rodeada de casas. Su exterior destaca la portada norte, románica, decorada con arquivoltas. Sobre el arco está representado un relieve con la escena de San Martín compartiendo su túnica con un pobre.

En el interior destacan el coro (siglo XVI), numerosas tumbas góticas, entre las que se encuentran la de Diego de Santiesteban y la de su hijo Roberto, con escultura yacente conocida como «el doncel de Salamanca» y el retablo mayor obra de Alberto de Churriguera realizado en 1731.

La Antigua portada principal, a Occidente, ha quedado dentro de la capilla de la Virgen del Carmen, de 1669, donde puede todavía verse. Románica, policromada. Esta portada daba a la plaza del Corrillo, donde hoy hay una aparatosa ventana barroca.

La fachada del mediodía, hacia la calle Quintana, también es un añadido, renacentista de 1586.

A lo largo de su historia ha sido punto clave de la ciudad: lugar de reunión del Concejo y en torno a ella, celebración de fiestas y corridas de toros.

La nave centra de la iglesia y la capilla del Santísimo

La iglesia de San Martín es uno de los templos con mas raigambre y sabor de la ciudad, pero también es una iglesia viva con una comunidad cristiana activa. Puedes entrar a la iglesia y disfrutar de ella, o hacer oración en la capilla del Santísimo. Esta visita es gratuita para todos. Solo te pedimos que guardes silencio, que respetes a quienes vengan a rezar. Si quieres, puedes colaborar con nuestros proyectos culturales (restauración y conservación de partes de la Iglesia) y solidarios (proyecto Luz para Benín) aportando algún donativo en el lampadario.

La parte occidental de la iglesia

Entrada por la Puerta del Obispo (plaza del Corrillo) o bien por el interior de la iglesia.

Realizando esta ruta conocerás dos capillas. La Capilla de la Virgen del Carmen, realizada por Churriguera, muestra la verdadera joya de esta iglesia, que es la portada románica original, que fue tapiada para construir la capilla barroca, pero redescubierta a mitad del siglo XX. Junto a esta capilla, la de San Miguel.

Esta parroquia de San Martín fue fundada, según la tradición, hacia 1103 por el caudillo de los repobladores toreses don Martin Fernández, dedicándola a uno de los santos mas populares de la época, San Martin de Tours. La magnificencia de su fabrica indica que, a excepción de la Catedral Vieja, fue desde el principio la parroquia más importante de la ciudad, acrecentándose cuando, al desplazarse la población desde el casco antiguo hacia el norte, su corral se convirtió automáticamente en centro comercial y cívico de la ciudad, es decir en Plaza Mayor. El reloj de San Martin regulaba con sus campanadas la vida ciudadana, en la Plaza se celebraban las tradicionales fiestas del Corpus con representaciones escénicas, castillos de fuego y corridas de toros que costeaban esta parroquia, la cual poseía además una importante capilla de música.

Se ha dicho del templo que es una reproducción en menor escala de la Catedral Vieja. Desde luego después de ella es el mayor edificio románico de Salamanca pese a que las modificaciones introducidas inevitablemente han alterado su fisonomía. Debió comenzarse hacia 1160 por los ábsides, pensándose su estructura inicial para bóvedas de cañón apuntado en la nave mayor y de arista en las laterales, a semejanza de la catedral de Zamora. Avanzada la obra, si bien se hicieron las bóvedas agudas de la nave principal reforzándolas con perpiaños, en las laterales se optó por cerrarlas con bóvedas anilladas reforzadas con nervios al igual que en la Catedral Vieja, por lo que todavía se nota el carácter forzado de un sistema no previsto inicialmente. También se imitaron de la Catedral Vieja los plintos sobre los que asientan los pilares divisorios de las naves y la escultura de los capiteles guarda igualmente muchas analogías con la del claustro de dicha catedral. Se supone que la fábrica comenzó a sufrir desplomes ya a mediados del siglo XIII, siendo precisas entonces grandes obras de consolidación que afectaron visiblemente a las bóvedas y muros de los pies que aparecen sensiblemente inclinadas. Aparte de otros postizos y añadiduras de los siglos XVI y XVII que consignaremos mas adelante, en 1772 la amenaza de ruina era tan grande que hubo que desmontar dos bóvedas de la nave mayor, sustituyéndolas Jerónimo García de Quiñones por otras de ladrillo enyesado para aligerarlas de peso. Con tal motivo se abrieron las ventanas que dan luz a esta nave, antes excesivamente oscura, y se fabrico una cornisa que le da toda la vuelta a fin de dotarla de un aspecto clásico, pero que desgraciadamente mutilo y oculto todos sus capiteles.